¡Pídesela! Pero con sutileza

0
361

¿Hay que ser dulce, directo, parecer tímido o un tanto grosero? Conoce algunas artimañas que no fallan a la hora de querer tener sexo

Por HotSweetHome
@hotsweethome_  

No se trata de ser rollero, la verdad existen ciertas palabras mágicas que invitan a tener sexo, con tu pareja o no. Por ejemplo, el lenguaje verbal o no verbal, juega un papel clave en la seducción y es un buen preámbulo para tener relaciones íntimas. Se dice que a menudo el género femenino responde a estímulos verbales. Y la verdad es que el físico no lo es todo, al final, la labia de algunos hombres terminan conquistando a muchas mujeres. Es por ello que los expertos mantienen que el arte de la conquista está reservado a los mejores oradores, algo que los hombres saben, por eso buscan las mejores palabras para cautivar al sexo opuesto.

Agarra datos

Aunque a veces no es necesario recurrir a ninguna técnica, si la intención y ganas de ambos son las mismas, conoce a continuación algunas situaciones que te serán de mucha ayuda.

  1. No hay nadie en casa
    Tan básico como eficaz, este truco de la “vieja escuela” es casi infalible por ser la más obvia, y generalmente recibes la respuesta enseguida.
    Si notas que ella pone un pretexto para no ir, pues considéralo un buen intento, pero la verdad es que no lo quiere. Si por el contrario, dice que sí, entonces asegúrate de llevar contigo tu mejor bóxer, porque el momento promete
  2. Como quien no quiere la cosa
    Inocentemente podrían reunirse a ver películas y a comer pizza, pero si las intenciones son otras  (que sí lo son), este truco no debería fracasar. Te aconsejamos que elijas algo o muy aburrido o de mucho terror, los cuales significan el pretexto perfecto para acurrucarse en el sofá o en una cama, y ya el resto será historia.
  1. Flechas al aire
    Aprovecha durante el momento de tu cita para entablar una conversación casual y sacar a relucir temas donde podrías notar en dónde estás parado. Por ejemplo, menciona algo del sexo durante la charla y fíjate cómo se desenvuelve al respecto.
    Para no parecer tan atrevido, puedes comentar la escena de alguna película o anécdotas que conozcas sobre otras personas. Recuerda no ser demasiado insistente y observar siempre sus reacciones.
  2. La encerrona
    Dependiendo de las circunstancias, puedes insinuarle que se muevan a algún lugar más privado. Una de las preguntas que no falla es: ¿Subimos a mi habitación? Con ella te estarás evitando indirectas inútiles. Si quiere, acepta. Ya todo lo demás va a depender única y exclusivamente de ti.
  1. La técnica de la historia
    Toma la sensibilidad femenina como un punto a tu favor e ingéniatelas con una de esas historias con un clímax apasionante. El truco está en mirarla fijamente a los ojos y transportarse juntos en un viaje orgásmico. Si lograste transmitirle lo deseado, justo en ese momento debería venir el tan esperado beso y de ahí en adelante, solo déjate llevar.
  2. Velada romántica
    Una botella de espumante, rosas y un lugar íntimo, donde ella se sienta cómoda, crearán la más perfecta atmósfera para que las cosas, más temprano que tarde, se tornen lo bastante ardientes.
    Empieza con un masaje, dale un beso tierno en la comisura de los labios y que una cosa lleve a la otra.



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí